¿Por qué invertir en vivienda?

Las hipotecas, más baratas que nunca

Los tipos de interés hipotecarios actuales rondan mínimos históricos. Para una vivienda habitual, los bancos suelen prestar en torno al 80% del precio de compra, aunque en algunos casos, con ciertas condiciones, el porcentaje a financiar podría superar esa cantidad.

En el caso de la segunda vivienda, el importe a financiar suele estar entre el 60% y el 80%. Ya que, si el inmueble actúa como garantía, permite conseguir mejores condiciones que en el caso de los préstamos personales o en los préstamos al consumo.

Las ventajas fiscales

Además de la deducción por inversión en vivienda habitual que sigue vigente para aquellos que compraron antes del 1 de enero de 2013 (y que permite deducirse en la declaración de la renta hasta un 15% de las cantidades invertidas durante un ejercicio fiscal, con un máximo de 9.040), también hay que tener en cuenta la reinversión de la ganancia obtenida por la venta de una vivienda en otra casa (siempre que se utilice ese dinero para comprar en menos de 2 años, el contribuyente está exento de tributar por esas ganancias).

Protección frente a la inflación

Otra de las ventajas de la vivienda es que la inversión está protegida frente a la inflación. Por ejemplo, si la casa está alquilada, es posible actualizar la renta conforme al IPC, según contempla la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU).  Además, el valor de uso de la vivienda no se verá afectado por la subida de los precios.

Ciclos menos volátiles

Tras el estallido de la burbuja inmobiliaria y la crisis de 2008, los ciclos inmobiliarios son mucho más estables, lo que significa que los precios no experimentan grandes cambios. Un ejemplo sería, que la vivienda ha registrado caídas moderadas en plena crisis del covid-19. Según los notarios, por ejemplo, las viviendas vendidas el pasado mes de marzo registraron un descenso interanual cercano al 5%, a pesar de producirse un retroceso económico bastante mayor.

Construir un patrimonio

Esta es sin duda, la característica que más mueve a la sociedad. Comprar una vivienda le permite destinar el pago de un alquiler al pago del inmueble, con el objetivo de que en el futuro sea el patrimonio individual o familiar. En el caso de los jóvenes, una alternativa es comprar viviendas sobre plano, lo que permite adquirir un apartamento sin ahorros por adelantado, y conseguir la hipoteca después de la construcción de la propiedad.

Cuentas con nosotros

Además, en Alfarjía estamos dispuestos a ayudarte y aconsejarte, tanto si lo que quieres es empezar un proyecto de cero, desde la compra del terreno, como con nuestra variada oferta de promociones que te permitirán disfrutar de unas fantásticas instalaciones en las mejores ubicaciones de Granada.

También puedes leer

Ir al contenido